free web hosting | website hosting | Web Hosting | Free Website Submission | shopping cart | php hosting

                                                     

                                                      ( P.J.Kentenich)

EL HOMBRE ACTUAL:

 

 

Hoy vivimos una època fascinada con la grandeza y las posibilidades casi   ilimitadas de la creatura.Pero que, al mismo tiempo, arrastrada por esta fascinaciòn, olvida a Dios y lo relega a un lugar enteramente secundario

El hombre es llevado a hacer lo que hacen los demas, cuando lo hacen los     demàs, y  porque lo hacen los     demàs .Es un hombre despersonalizado, carente de vida, de plenitud, de interioridad, sin identidad propia, masificado. Un hombre   cuyas dificultades se encuentran empobrecidas.

Es un hombre que pertenece a una sociedad , que cree en si mismo y le cuesta creer en los demàs, que vive el momento y nada mas, que busca bienestar econòmico y oportunidad de ser exitoso.

 

Los jòvenes son partìcipes de este tipo

de hombre, no tienen ideales, no son capaces de discernir entre el bien y el mal.

 

Despues nos preguntamos:

  • Por que nuestros niños no tienen conciencia?                

  • Por que no saben distinguir entre el bien y el mal?

  • Por que se embarazan tan precozmente?  

  • Por que caen en la droga y en el alcohol?

  • Por que no les preocupa matar a desconocidos, a sus compañeros de escuela, o a ellos mismos?

 

 

                                     

El hombre, orgulloso de sus conquistas y de su poder sobre la materia y sobre la vida, ha "perdido el espìritu" .Convierte las cosas en su dios, se convierte en dios de si mismo, ocupando el lugar de Dios.

 

Es curioso como la gente se ha olvidado de Dios y luego se pregunta por que el mundo esta en proceso de destrucciòn.

 

Y por què su mundo tan perfecto, sus posesiones, su honor, su hogar, su salud,   el bienestar de sus seres queridos...se ven repentinamente amenazados por :

=la pèrdida de un ser querido,

=una enfermedad incurable,

=un accidente que lo dejò lisiado,

=un incendio que arrasò con sus sueños,

=la pèrdida del trabajo...etc.

y queda en el corazòn un resentimiento oscuro contra el destino, contra el absurdo...

en definitiva contra la Providencia,contra la mano de Dios.

 

Que fuerzas, interiores y mentales, le devolveràn la esperanza, lo sacaràn de esa depresiòn angustiante, de ese vivir sin sentido?

¿Vendràn ellas de Dios,de lo mas profundo del corazòn de nuestro Dios?

El ofrecimiento de Jesucristo, venido a la tierra, enviado por su Padre para salvar al hombre y al Mundo, perdura:

Yo soy el camino, la verdad y la vida...

                       

                      

Arrodillèmosnos ante Dios a reconocer toda imperfecciòn, toda limitaciòn, toda pequeñez...

arrodillèmosnos una y otra vez hasta que los ojos se limpien ante Dios...no hay nada mas curativo que aceptar el amor de Dios, èsto nos transforma por dentro y transforma tambien nuestras  relaciones.

 

Solamente el hombre que se siente, en todas las circunstancias, en las manos del Padre Dios, seguro y victorioso en Cristo Jesùs,siempre cobijado en la Santìsima Virgen, aun en medio de las tormentas y dificultades, no se abatirà.

                                                

 

 

 

EL PODER DE LA FE.

 

 

Dios nos ha regalado una maravillosa gracia, la gracia de la FE.

Recuerda tu niñez y lo bien que te sentìas cuando tu padre o tu madre te tomaba en sus brazos?

*el calor de su amor que te envolvia?

*la sensaciòn de protecciòn?

*la certeza que estando con ellos nada malo podia pasarte?

*la esperanza que ella/el  podìa solucionar todos tus problemas?

 

Con esa misma confianza , entrègate a Dios, piensa que tu eres el niño que ellos abrazan.

Mira el amor que brota de sus ojos...

Deja que El sane tus heridas...

"...si no cambiais y os hacèis como los niños..."(MAT.18,3)

La verdadera filialidad produce la intimidad con Dios y el desapego a lo puramente externo.

                                    

 

Filialidad que es la misma nobleza que existe en los niños, filialidad que es amor, fuerza sacrificante, 

filialidad que es sencillez.

 

Debemos aprender a ser niños de nuevo.Siendo pequeño, humilde y sencillo ante Dios, El harà fluir los torrentes de su paternal amor y gracia.

 

Las cruces que llevamos a veces las dispone Dios para sacar algùn provecho de ellas...

recordemos "que en todas las cosas ,  Dios interviene para bien de los que le aman."

                                     

Vivir la fe,entonces es vivir una fe que se traduzaca en la pràctica,que supere la divisiòn  entre fe y vida, que logre una sìntesis vital de la fe y de la realidad concreta en la que se desenvuelve la persona..Es la fe que nos fue dada como regalo gratuito de Dios;es la fe que hizo interiormente libre a todo el hombre-al corazòn, al afecto y a la voluntad-de esa acuciante angustia;es la fe, la fe victoriosa, una fe que vence màs y màs lo puramente humano.Una fe que no se queda en el intelecto sino que baja al corazòn y llega a la vida.

 

Sabemos que tenemos una  fe sòlida y profunda, precisamente cuando se vienen abajo los apoyos humanos,cuando las cosas no nos resultan y, sin embargo, mantenemos incòlume nuestra confianza en Dios.

 

Esta fe se alimenta en el trato ìntimo  con Jesùs en la oraciòn y en los sacramentos.

 

 

LA FUERZA DE LA ORACION:

 

 

Hoy màs que nunca, orar es la acciòn mas importante y bendecida.Orar es el hablar filial y amoroso con El. Quien sabe rezar sabe vivir correctamente:

"Orar es aprender a vivir con el buen Dios toda nuestra vida...es buscarlo en silencio y saber escucharlo,es experimentarlo en nuestras vidas."(Padre Jose Kentenich)

 

San Agustìn decìa que si durante todo el dìa cumplimos fielmente con nuestro deber como una entrega que hacemos a Dios y como señal de la dependencia que de El tenemos, y esto lo vamos manifestando con breves jaculatorias o con rectitud de intenciòn, entonces hemos estado orando todo el dìa.

 

En toda nuestra miseria, las oscuridades y los peligros que nos rodean, solo podemos poner nuestras esperanzas en levantar nuestros ojos a Dios y pedir su socorro para alcanzar de su misericordia infinita nuestra salvaciòn.

 

El valor y la fuerza de la oraciòn queda de manifiesto en las mùltiples promesas que Dios nos dejò:

 

"Pedid y se os dara;buscad y hallareis;llamad y se os abrira."(Mat.7,7)

Vuestro Padre que esta en el cielo ,dara cosas buenas a las que se las pidan".(Mt.7,11)

"Todo el que pide recibe;el que busca,halla."(Lc.11,10)

"Todo cuanto pidais en oracion,creed que ya lo habeis recibido y lo obtendreis".(Mc.11,24)

 

 Por medio de la oraciòn podemos todo, porque ella nos consigue de Dios la fuerza, de la cual carecemos.Leemos en Mateo(11,28)" venid a mi todos los que estan cansados y afligidos,que yo os aliviare".

Se debe orar con devociòn, con humildad, con entrega a la voluntad de Dios, con confianza y perseverancia, conscientes de dejar en su voluntad, el cuàndo y còmo El nos quiere escuchar.

-Tu pasado descansa en la  misericordia de Dios, ahi esta sepultado para siempre.

-Tu futuro descansa en la.Divina Providencia.No es necesario que te preocupes por el.

-Tu presente descansa en la mano de tu Padre Celestial.Esfuèrzate dia a dia para descubrir su Santa Voluntad y cumplirla  por amor a El

 

                                                

 

"La oraciòn que una persona hace lo mejor que puede,  posee una gran   fuerza. Hace un corazòn amargo dulce, uno triste alegre, un pobre rico un necio sabio, un desesperado valiente, un dèbil fuerte, un ciego vidente, un frio ardiente.Atrae a Dios grande al pequeño corazòn;eleva al alma ambrienta hacia Dios, la fuente viva, y junta a dos que se aman: Dios y el alma".(Sta. Gertrudis)

 

 

EL SI DE MARIA:

                                         

Despues de darnos su palabra, su sangre y su Espiritu,  Jesus quiso regalarnos a Maria para que tuvièramos un modelo claro del camino a seguir y una educadora del hombre nuevo en Cristo.Todo su noble corazòn le pertenecìa a Dios.

 

Maria es la encarnaciòn misma de la fe, esa fe que es un "fiarse" ciegamente de Dios; es que cuando dos corazones se aman , las voluntades se fusionan en una sola.Ese Fiat que conservò en sus labios no sòlo en la hora de la Anunciaciòn sino durante su vida entera y sobre todo en el Gòlgota.En todo momento y en todo lugar, aun en las horas mas amargas, escuchaba Ella el saludo del Padre, meditaba con sencillez que podrìa significar y contestaba luego con un Sì.

 

Es fàcil aceptar la voluntad de Dios cuando todo marcha bien, cuando todo nos agrada y corresponde a lo que queremos.Un solo "bendito sea Dios",pronunciado en momentos de contrariedad, posee mas valor que mil palabras de gratitud en las horas de bienestar.

 

Todas las virtudes de Jesùs estan presentes en Marìa:

-la fortaleza y paciencia en los momentos difìciles

-luz y entusiasmo en la fe

-vigor para hacer frente a las tentaciones

-profundidad en las convicciones cristianas

-fervor en el amor a Dios y en la entrega y servicio a los demàs

 

Ella esta dispuesta a regalarnos la fuerza, el calor, la intimidad de su fe por alcanzar el ideal del heroismo en la fe.

 

Ella conoce la inmensa y abrumadora carencia de fe de nuestro tiempo, donde el hombre ni como sujeto ni en cuanto a comunidad quiere saber de Dios;donde se esta en peligro de perderse en una felicidad terrena, sin dirigir la mirada hacia arriba.Ella hace suya nuestras ansiedades.

 

Escuchèmosla cuando nos dice: 

 

                                                       

 

 

 

 

Estoy al lado de la Cruz, y desde allí recurro a tu soledad. Tu, que tantas veces me miraste sin verme y me oíste sin escucharme. 

 

A Ti, que tantas veces, te distanciaste de las huellas que dejé en el mundo para
que no te pierdas.

 

 A Ti, que no siempre crees que
estoy a tu lado, que me buscas sin hallarme y pierdes la fe de encontrarme.

 

 A Ti, que piensas que soy sólo un recuerdo y no llegas a comprender que estoy viva. 

En el principio de tu vida estaba yo, y lo estaré al final de tu vida, porque mi tema preferido es el AMOR.


Esa fue mi razón para vivir y para morir. Fui elegida la Madre del Amor. Fui libre hasta el fin. Tuve un ideal claro y lo defendí con mi instinto maternal,
luchando contra el dolor y la impotencia. Soy maestra y servidora, fiel al mandato que el Señor me dió.

 

 Soy sensible a la amistad y espero que tu alma, me regale ese lazo profundo de intimidad. Estoy segura que en tu
corazón, tienes un tesoro escondido: no tengas miedo de mostrarlo. 

 

Te encontrarás a ti mismo y te
sorprenderás cuando descubras cuánto tienes aún para dar.

¡Cómo espero verte crecer humanamente: leer -a través
de la transparencia de tu mirada- las necesidades delos otros; descubrir la alegría en todo lo que encares. 

 

En definitiva, no verte arrepentido de
haberte abandonado al Amor, con las lágrimas y el dolor que eso implica, con la soledad y la renuncia que conlleva, con la incomprensión y la desatención de
los más cercanos!. 

 

Recuerda que yo permanezco casi
sola frente a la Cruz que tiene a mi Hijo, y que desde allí, no sé ni cómo ni por qué, aún con mi propia debilidad, recobro fuerzas, y voy en busca de los que
me dejó encomendados.

Por eso, cada vez que sientes que aflojas en tu perseverancia, búscame. 

Cada vez que te sientas cansado, háblame, cuéntamelo. 

 

Cada vez que te creas poca cosa, no te olvides que el Señor me eligió por mi
pequeñez y honró mi sencillez. 

 

No te canses de pedirme, que yo no me cansaré de darte. 

 

No te canses de seguirme, que yo no me cansaré de acompañarte.


Nunca te dejaré solo. Y recuerda que como alguna vez le dije a Juan, a ti también te digo: Aquí me tienes a tu lado.

 

 

 

No es maravilloso saberse tan amado por  Dios? Nos ha dado su Hijo, a su Espìritu Santo.Nos hace partìcipe de la labor y de la misiòn de su Hijo, y nos confiò solemnemente a su Madre al pie de la cruz.